Cínismo

¿Soy un cínico?

Puede ser que mi gusto por la ironía y el sarcasmo, entrenados a lo largo de muchos años desde mi adolescencia, y por el hecho de que me encante discutir por el placer de hacerlo, defendiendo con vehemencia “tertuliana” una postura en la que a lo mejor nisiquera creo demasiado, puedan llevar a esa conclusión. Es un espejismo.

Ambrose Bierce, estadounidense por lo visto de finales del siglo XIX, define cínico como “Sinvergüenza cuya visón defectuosa le hace ver las cosas como son y no como deberían ser” Creo que es una de las mejores definiciones que he leido sobre cinismo, pero desgraciadamente no me atrevo a aplicármela. Aun quedan ideales en mi, aun creo en algo, aun no he perdido la fe en la humanidad… del todo. Mis amigos tienen la culpa, se empeñan con constancia en demostrarme que hay cosas por las que vale la pena luchar, malditos. Tiempo al tiempo. Aun veo el mundo como debería ser, pero me esfuerzo, no crean, por llegar a ser merecedor de tan gloriosa definición.

Va ser que no. A mi pesar. Pero estoy en ello.

Compártelo:
Fecha de publicación: 12 de mayo de 2005 - Comentarios: 0.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies