¿Qué es eso de la nube?

Centro de Datos de Google en Dallas

Ésto es una nube: Centro de datos de Google en Dallas

Ésta es la segunda pregunta que más me hacen mis amigos, esos a los que nunca les motivó la tecnología tanto como a mi ¿recuerdas?,  después de  ¿Eso de Twitter como va?. Me preguntan más cosas, pero de Social Media van por ahí. En esta entrada pretendo contestar a mi manera esta pregunta, para el que no tiene ni idea, y proponer algunos servicios y formas de utilización de la nube.

Historia

Se habla de “la nube” como algo nuevo. Y como casi todo,  no es nuevo. Veamos. Internet nació, entre otras razones, como una forma de descentralizar los datos, de tal forma que se creara una red (de araña: web) para dificultar el ataque (físico) a esa red: Aunque se destruyera un ordenador, la red sigue funcionando. La información sigue  accesible, por que no está en un único sitio, sino en muchos a la vez. Cuando hablamos de la nube, queremos referirnos a la computación en nube o (cloud computing) pero nos estamos refiriendo al mismo internet.

Estar en la nube

Cuando se dice que algo “está en la nube” simplemente quiere decir que no está en tu ordenador, sino que está alojado en una o varias centrales de datos (granjas de servidores) que son enormes construcciones, bunkers, llenos de servidores en red capaces de almacenar y gestionar una cantidad monstruosa de datos. Las grandes centrales de datos son propiedad de empresas como Microsoft, Google, Apple, Amazon, etc. o de  gobiernos… Cuando surgió el concepto de Web 2.0 – webs donde el contenido no es unidireccional, como los medios tradicionales, sino que el usuario interviene en la construcción de los contenidos del sitio con comentarios, fotos, historias, etc. estableciendo un diálogo con el propietario de la web-  la cantidad de datos que empezaron a guardarse en esos servidores aumentó exponencialmente. Si usas una red social, como Facebook, ya tienes buena parte de tu vida en la nube.

“La nube” responde a una necesidad adquirida de nuestra sociedad: la acceso a la información. El desarrollo e implantación de los ordenadores, los móviles, etc. han hecho que a lo largo del día lo normal sea tener que acceder a la información que consideras importante en sitios diferentes y de forma rápida. De ahí que la sincronización de la información que manejas sea imprescindible. Y no perder esa información también. Ya no es asumible perder el móvil y con él la agenda completa de contactos. O no poder acceder a cierta información por que está en un ordenador concreto (en casa, o en el trabajo…) al que no puedes acudir físicamente en ese momento. Puedes llevar toda tu información en discos portátiles, en el móvil, en el ordenador portátil, etc. pero eso supone tener que sincronizarlos con la misma frecuencia con que tus datos varíen significativamente. Y, generalmente, ese proceso de sincronización suele ser tedioso, cuando no directamente un infierno. Por no hablar de que cada vez gestionamos más información en la vida diaria. Además la información está ligada a la integridad del aparato. Si se rompe, o lo perdemos, perdemos toda la información que no tengamos en copias de seguridad. ¿Has perdido alguna vez tu móvil y perdido con él todos los teléfonos? O haberlos tenido que introducir de nuevo, uno a uno,  en el nuevo aparato. ¿Has perdido las fotos de un año entero por que se te cayó el disco duro al suelo o el café sobre el portátil? (Imprima las fotos que no quiera perder, ese es otro tema) ¿Has intentado hacer un trabajo en grupo y te has encontrado con que el documento no era compatible, o la maquetación era destrozada según el software que tuviera cada uno en su equipo (Microsoft Office, Pages, OpenOffice, distintas versiones de Microsoft Office inexplicablemente incompatibles entre ellas…)

Pues ante este panorama era lógico llegar a un punto en el que la información se “separa” físicamente de los aparatos que usamos para acceder a ella y se la damos a un tercero, una empresa, al que confiamos nuestra información para poder tenerla accesible en cualquier sitio donde haya algo, cualquier cosa, con conexión a internet. Un tercero que deberá cuidar nuestra información, no sólo para que esté accesible siempre y no se pierda sino que además este accesible sólo para quien nosotros digamos.

Ejemplos

Todo esto lo verá más claro con algunos ejemplos:

  • La agenda de contactos. Cuando hacemos un contacto, profesional o personal, nos damos tarjetas, el móvil, un email, el messenger o el Facebook. Yo lo apunto en el móvil. Mi móvil inmediatamente se conecta a internet, en segundo plano, y manda el nuevo contacto a la agenda sincronizada en un servicio dedicado a ello. Es decir “a la nube”. Cuando yo vuelva a casa, en la agenda de mi  ordenador de sobremesa ya está el nuevo contacto. También lo está en la agenda del portátil y en la de mi tablet. Si alguna vez te he dicho “perdi tu número” mentía.
  • Fotos. Yo soy, entre otras cosas, fotógrafo. Para mi no perder mis fotos es esencial. Pero vale igual para cualquiera, nadie quiere perder sus fotos. Tengo las fotos en el ordenador de sobremesa y por supuesto dos copias de seguridad en discos duros físicos que puedo llevarme de viaje si hace falta. Pero no lo necesito, mis fotos están en redes sociales, como portfolio, y en servicios de álbum fotográfico en la red (Picasa, etc) Además de tener copias en discos duros “en la nube” (Dropbox, MobileMe, Wuala…) en calidad profesional. Si tengo que mostrar mi trabajo o me entra morriña, puedo buscar cualquier aparato con conexión a internet, si es que no llevo uno encima. Si tengo que mandar las fotos (100, 200 megas, imposible por correo) a una de las modelos o a un cliente las subo a un servicio como WeTransfer y lo mando por email, aunque nunca se mande realmente las fotos, sino un enlace a donde están subidas. O las subo a una carpeta compartida sólo con esa persona en un servicio como DropBox y le mando el enlace a dicha carpeta.
  • Trabajo compartido. Si tengo que elaborar un documento con más de una persona, no nos los envíamos. Creamos un archivo de texto en la nube con Google docs, y lo manejamos sin bajarlo a nuestros ordenadores. No hay problemas de incompatibilidad, no se pierde la maquetación. Y no hay que buscarun día que todos podamos, o desplazarnos. Estamos en casa viéndonos las caras por videoconferencia. Y quedar en persona se deja para lo divertido, cervezas, comida… 😉
  • Documentos de trabajo, libros de consulta, pdfs. Toda la documentación de referencia que puedo necesitar la tengo subida a la nube a DropBox y MobileMe y puedo consultarla, o modificarla, desde cualquier aparato conectado a internet.
  • Viajes. Yo organizo cualquier dato que necesite para un viaje utilizando un servicio de notas y tareas, al que subo direcciones, mapas, tickets, tarjetas de embarque, sitios que visitar, enlaces a webs, tiendas… Al estar en la nube siempre es accesible y está sincronizado en mis aparatos. O en un ordenador público. Yo uso Evernote.

Empresas como Apple, lanzan su servicio en la nube completamente renovado, iCloud, en pocas semanas. Otras como Google, ya han desarrollado un sistema operativo en la nube y una serie de netbooks (los Chromebooks) cuyo único programa instalado en el ordenador son los drivers y el navegador de Google (ChromeOS) y todo lo demás está en la red. Un ordenador que no funciona sin conexión, por que al fin y al cabo la conexión a internet se ha convertido en el principal uso del ordenador.

Problemas

La nube no está exenta de problemas. El principal es la privacidad de los datos, que aunque está garantizada por ley, en la práctica es más compleja su garantía. Y no hablo de que sean más o menos vulnerables a ataques externos malintencionados. Buena parte de las vulnerabilidades son negligencias de estas empresas. En Abril la nube de Amazon se caía y arrastraba a servicios como HootSuite, Quora, Reddit, Foursquare y otros durante casi un día. La nube también plantea desafíos legales, ya que los datos que subimos pueden ser mal utilizados por las empresas o por los gobiernos, obviamente los regímenes dictatoriales, pero también los democráticos con leyes de seguridad nacional como la Ley Patriotica Norteamericana. Como toda tecnología ésta surge antes que las leyes que la regulan.

Los centros de datos tampoco son precisamente ecológicos, aunque la mayoría incorporan tecnologías de energía renovables (panales solares, etc). Los data center, requieren de una gran cantidad de energía para estar activos.

Servicios

En definitiva, si no conocía estos servicios te propongo que te acerques a algunos de ellos:

  • Google. Sin duda es el rey de los servicios en la nube. Hace varias semanas ha integrado todos sus servicios en una nueva red social Google+, a la que te recomiendo que te incorpores. Si necesitas una invitación, no dudes en pedírmela.En Google, tienes uno de los mejores servicios de email, Gmail; Google Calendar, para compartir y sincronizar calendarios, citas; álbumes en red como Picasa; Documentos compartidos como Google Docs, integración con DropBox; sincronización de contactos con la mayor parte de plataformas y móviles. Etc.
  • iCloud. Si ya tienes varios aparatos de Apple (tienes un iPhone, un MacBook, un iMac, etc) su servicio en la nube promete ser muy interesante. Y a diferencia del actual, MobileMe, será gratuito. Dentro de Apple, éste es un sistema de sincronización y organización magnífico.
  • DropBox. Es un sistema de organización magnífico para sincronizar varios dispositivos(ordenador de sobremesa, portátiles, el smartphone…). Compartir fotos y archivos de gran tamaño con otros. Funciona como un explorador de archivos y tiene software que se integra en tu ordenador para que compartir archivos en la nube siga siendo arrastrar y soltar.
  • WeTransfer: Para compartir archivos de hasta 2Gb con otra persona. Subes el archivo a su servicio y se crea un enlace a él que será enviado al email de la otra persona, que tendrá 15 días para descargarlo. No hay que gestionar más. Tendrás notificaciones del envío y de la descarga.
  • Otros discos duros similares a DropBox pueden ser Wuala, o SugarSync.
  • Evernote: para guardar y sincronizar notas, tareas, proyectos, enlaces. Es un programa de oprganización y productividad magnífico. En el blog ThinkWasabi de la mano de Alberto Pena tienes Evernote-Ninja. Imperdible.

Espero que te haya sido útil. Si quieres corregir algo o completarlo, siéntete libre de hacerlo.

2 comentarios en “¿Qué es eso de la nube?”

  1. Dificil completarlo mas, la única mejora que se me ocurre sería resumirlo pero entonces no sería tan útil.

    1. miguelarrabal

      Gracias por tu comentario Andy 🙂

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies