El perezoso perfeccionista

Diagrama con el sistema de relaciones del encarama de la personalidad

Hace bastantes años, veinte fácilmente, tuve la oportunidad de asistir a unas jornadas sobre eneagrama de la personalidad, enfocadas al autoconocimiento. ¿Que es el eneagrama? A grandes rasgos, muy superficialmente, el eneagrama se puede definir como una clasificación de la personalidad en nueve arquetipos, llamados eneatipos, con características propias que se relacionan en un sistema que se puede representar como una estrella de nueve puntas, de tal forma que cada eneatipo tiene influencias de los eneatipos adyacentes (el 9, del 1 y del 8) y “sana” o “enferma” según se influencia de los eneatipos con los que se une en el diagrama (el eneatipo 9 “sana” si comparte rasgos del eneatipo 3 y “enferma” si los comparte del eneatipo 6). Cada eneatipo se define de una forma muy compleja, pero puede nombrarse por su cualidad principal y su defecto principal, de esta forma el 9 sería “negociador” y “perezoso”. Es un sistema de raíces orientales y místicas que fue introducido y modificado en occidente desde la psicología. Si quiere saber más puede buscar textos de uno de sus autores más conocidos: Claudio Naranjo.

No escribo para hablar del eneagrama sino de manías


No escribo para hablar del eneagrama sino de manías, pero necesitaba explicar lo que era para que comprendiera un poco como funciona mi mente.

En aquellas jornadas, pude llegar a la conclusión de que mi eneatipo es el 9, El pacificador perezoso, huyo de los conflictos que me generan ansiedad y procuro solucionarlos para evitar la ansiedad, pero con una gran influencia del eneatipo 1, el perfeccionista iracundo. Un perfeccionista perezoso. El círculo perfecto de la ansiedad. Se puede imaginar lo entretenidas que son las conversaciones entre esos eneatipos en mi cabeza. Porque yo mantengo conversaciones entre eneatipos en mi cabeza. A veces las verbalizo y provoco que la gente me mire. Me da igual. En cualquier caso son más parecidas a Inside Out (2015) que a El Club de La Lucha (1999). Hago unos planes y sistemas perfectos, que nunca lo son por que me da mucha pereza llevarlos a cabo. Nada me parece bien nunca, pero no voy a entrar en conflicto: negocio. Nunca me quedo tranquilo del todo, es cierto.

Esto me ha pasado desde que tengo razonamiento y capacidad de autoevaluación, pero últimamente empeora con cada año que pasa. Cada vez tengo más manías, hasta el punto de rozar el TOC (Trastorno Obsesivo-Compulsivo), y cuando digo rozar digo diagnosticar fehacientemente, por que cada vez son menos “extravagancias” y me producen más ansiedad. Voy a contar algunas para ver si también las comparte y sentirme menos raro. O reafirmarme en mi soledad.

Mis manías

  • En un sandwich o bocadillo, el orden tiene que ser el siguiente: contenido principal (pollo, atún, hamburguesa, salchicha, etc.), queso, cebolla, otra verdura (pepinillos, etc.), tomate, lechuga y salsa. No tienen que aparecer todos, pero si aparecen debe ser en ese orden. Si me he confundido y he puesto todo eso sobre la tapa (parte superior del pan de bocadillo cortado) en vez de sobre la base del pan, lo pasaré todo a la base. Cueste lo que cueste. Eso es mi parte 1 ¿Puedo pasar de ello y comérmelo igual? Sí. Pereza. Mi parte 9 decide finalmente. Pero no estaré a gusto. Ira.
  • Los platos en el secadero sobre el fregadero deben estar en este orden: de mayor tamaño a menor tamaño y llanos, soperos y de postre. ¿Mis distintas compañeras de piso los han puesto de otra forma? No hay problema. Pero los reordenaré porque me molesta que no estén así. Ese es su orden.
  • En el autobús sólo me siento en asientos de pasillo. Aunque tenga que ir de pie si no. Antes sólo me pasaba en viajes de ida, por ejemplo a trabajar, pero no me molestaba al volver. Ahora ya no puedo ni al volver a casa. Me produce ansiedad y claustrofobia. A menos que sepa, con total seguridad, que el o la que va sentado en el pasillo se baja en mi misma parada o antes. Pero esto último también está dejando de funcionar.
  • No entraré o me quedaré en un bar en el que haya tanta gente que dependa de que se aparten para salir. Es igual en una calle. Eso significa nada de Feria, Semana Santa, Navidad o manifestaciones.
  • Tuve la genial idea de comprar en Amazon unos calcetines que tienen los días de la semana escritos. Exacto: no importa lo que tarde en encontrarlos pero me molesta enormemente llevar los calcetines del día que no es. Sí puedo. El 9, pereza. Pero tendré que aguantar las quejas del 1 en mi cabeza todo el día. Y es muy pesado. En serio.
  • Cada cosa en mi casa tiene un sitio, esto es en parte por que si no puedo no volver a encontrarlo. Pero también porque ese ES SU SITIO. Lleno de polvo eso sí. El 9. Ojo. No me obsesiona la limpieza, por la pereza y porque el polvo y la decadencia me ponen. Limpio lo necesario. Menos.
  • En mi trabajo a veces tengo que hacer conexiones remotas a escritorios de PCs ajenos. Efectivamente: los ordenaría. La mayoría. No me pasa cuando visito una casa ajena esté como esté. El escritorio de mi ordenador es así: está desordenado en esta captura.
  • Si la puerta tiene varias cerraduras siempre las cierro en el mismo orden. Podría olvidarme alguna si no. Tendría que volver a comprobarlo si no estoy seguro. A menos que me haya alejado ya mucho: el 9, recuerde. Mucho son más de 5 minutos andando.
  • Si algo viene en un kit, no se puede separar. No importa si solo voy a usar una de las cosas. Van siempre juntas.
  • Cualquier detalle tonto me puede sacar de una película o serie, como el famoso meme:
Meme: ¿Quién ha cortado el césped de todo el mundo durante un Apocalipsis zombie? (Viendo The Walking Dead)

¿Quién coño ha estado cortando el césped de todo el mundo en pleno Apocalipsis zombie?

Jean-Luc Picard
  • Cada mañana hago las cosas en el mismo orden: recoger la mesita de noche, usar el agua restante de la botella para el bebedero de los gatos, tirar cualquier residuo a la basura (toallita, blister acabado…), ir al baño, vestirme, desayunar. Ese es el orden. Y sí si algo de eso falla no me enfada pero me da coraje. Hago más rituales.
  • Tengo más. Pero ya me he dejado bastante en evidencia a mi mismo. Mi parte 1 está a punto de cortarse las venas. Por suerte a mi parte 9, accionista mayoritario, se la suda todo.

¿Le pasa algo de esto? ¿Cuáles son sus manías si las tiene? Es psicólogo o psicóloga ¿Me hace un precio?

Y sí, la imagen de los perretes del principio del post me molesta enormemente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

© 2020 - MDMG Desarrollo web - Política de Privacidad - Términos y Condiciones - Política de Cookies

Más de 200 libros desde 1€, DVD, CD, y más cosas. Entra en mi mercadillo de usados.

Ir al mercadillo

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies