La neurosis del sandwich de jamón y queso vegetal

Sandwich de jamón y queso vegetal de Miguel de MálagaEl sandwich de jamón y queso vegetal tiene una estructura determinada, que no debe ser alterada. Es así. Siempre ha sido así. Existen algunas variantes de sandwiches de jamón y queso vegetal, pero ésta es la ordenación correcta y debe ser respetada.

Un sandwich de jamón y queso vegetal tiene que tener esta estructura: El pan, dos rebanadas cuadradas, debe tostarse por un lado. Un lado. Una vez tostado ese lado es opcional untarlo de mantequilla o margarina. No se puede untar de mayonesa o cualquier otra salsa. Ese no es su lugar. No es la estructura. Tanto si has  decidido untar la rebanada por el lado tostado como si no, añadirás una loncha de jamón cocido y una de queso encima del jamón. En ese orden. Y taparás el sandwich con la otra rebanada con su lado tostado, untado o no, hacia abajo.  Cuando esté tostado de nuevo, se le da la vuelta y se deja tostar por el otro lado antes de retirarlo definitivamente de la plancha. Aunque en algunas variantes se puede usar una sartén.  En este mundo podemos comprender que a veces no es asequible a todo el mundo tener una plancha. Usar una sandwichera es una aberración de la estructura y una falta total de decoro. Es cosa de modernos.

Hay personas que en el paso anterior, debido a una relajada  atención, descubren al levantar la rebanada superior que el jamón ha quedado encima. Debe devolverse la rebanada al sandwich de jamón y queso vegetal y darle la vuelta. Poner la loncha de jamón entre dos lonchas de queso, produce un sandwich de jamón y queso vegetal palíndromo y confuso, sin principio ni fin, que lleva a la dejadez en el proceso de atención necesario para guardar la estructura del sandwich de jamón y queso vegetal. No es aconsejable.

Una vez retirado el sandwich de jamón y queso vegetal de la plancha, se añade tomate, se sala y se adereza con una pizca de aceite. Sobre él se pone una o dos hojas de lechuga. Se sala de nuevo al gusto, sin ostentación,  y se adereza con aceite. Si quieres añadir una salsa este es el momento y el lugar, no otro.  Si se quisiera añadir otro vegetal, como rodajas de pepino o rodajas de cebolla en vinagre, hay quien incluso incluye rodajas de huevo duro,  deben ser colocadas antes del tomate. Aunque es un añadido hedonista que no es aconsejable, pues lleva a la alteración de la estructura.

Pinchar el sandwich de jamón y queso vegetal con un palillo de dientes es una inmodestia que hay que evitar. Es por tu bien, podrías pincharte con ese elemento totalmente decorativo y accesorio.

Si has guardado la estructura correcta habrás conseguido un sandwich de jamón y queso vegetal como es debido. Como tiene que ser. Como ha sido siempre. Y no como otros que relajan el cuidado de la estructura del sandwich de jamón y queso vegetal o proponen estructuras alternativas totalmente equivocadas. Allá ellos. Eso no es un sandwich de jamón y queso vegetal y no debería ser llamado así.

¿Te he parecido exagerado? ¿Ridículo, quizás? Prueba a pedirle a un muy creyente que te cuente su religión. Cualquier muy creyente y cualquier religión.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies