Mapa mental a través de una línea de tiempo

imagenHace apenas un mes, como parte de un proyecto que estoy ultimando, miguelarrabal.es, me propuse hacer una línea de tiempo que resumiera mi interacción con el mundo de la informática y las nuevas tecnologías. La idea es resumir en una infografía esos hitos de mi vida de forma cronológica pero cuando empecé a hacerlo pareció lógico incluir todos los hitos, no sólo los tecnológicos.

El procedimiento fue sencillo, imprimí unas hojas con una tabla de doble entrada, los años, desde 1988 hasta 2011 en las filas, los meses en las columnas. Y poco a poco fui haciendo revisión de fotos, títulos, facturas, cursos, recuerdos, etc. apuntándolos en la celda adecuada. Lo que iba a ser una parte tediosa del proyecto pronto se convirtió en una tormenta de ideas. Iba rellenando las celdas casi de forma compulsiva. Cada vez más emocionado, como cuando haces un puzzle y llegas a ese momento en que todas las piezas encajan con facilidad y empiezas a visualizar claramente cuál es la imagen que forman. Hasta que finalmente la tormenta cesó y la imagen quedó formada.

Los folios quedaron sobre la mesa, ofreciendo un mapa mental de mi vida y haciendo surgir una pregunta obvia: “¿Por qué no se me ocurrió hacer esto antes?”. Viendo ese mapa, las relaciones entre hechos, me daba cuenta de como la memoria es traicionera, como elabora ideas y excusas y altera los acontecimientos. En ese plano quedaba claro que procesos cuyo comienzo achacaba a ciertas causas, comenzaron en realidad antes que ellas. Y al mismo tiempo me ofrecían la posibilidad de comprender emociones y visualizar de forma clara trampas y círculos viciosos. Incluso qué hechos habían roto algunos. Ver que partes de mi vida eran productivas, de crecimiento, llenas de actividad y descubrimientos, y a qué procesos correspondían los grandes vacíos en los que nada ocurrió.

De este mapa mental, surgió una keynote, para una entrevista, y la infografía que será parte de mi otra web.

Por supuesto al terminar volví a echar un vistazo a mi cuenta en Memolane. Aunque sólo abarca los hechos ocurridos en redes sociales, recorrerlo de vez en cuando ayuda a mantener fresca la memoria y a comprender procesos y como se relacionan entre si.

No puedo definirlo de otra forma que como algo terapéutico, y por tanto animo a que lo hagáis. A mano, como yo, o mediante algún software. No solo para conocerse a uno mismo, si no incluso para hacer comprender a otro cómo eres.

Compártelo:
Fecha de publicación: 30 de mayo de 2011 - Comentarios: 0.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies