No recomendado para menores de dieciséis años

imagen

Vamos a ver, vamos a ver. Este un post de indignación. Que el cine es caro, y con palomitas en Yelmo Cines más, y hoy además invitaba yo. Aunque eligió la película ella, que yo propuse “Primos” (2011). En fin que fuimos a ver “Secuestrados” (2010). La película en sí, por mucho que me guste target=’_self’ class=’blog’ >Manuela Vellés que lo hace bastante bien en la película, no me ha gustado. Pero quizás me hubiera gustado algo más si la sala no hubiera estado llena de más de veinte chicos y chicas de unos 13 años, a lo sumo. Debí salirme en cuanto entraron y se pelearon para ver a quien le tocaba sentarse en la butaca que da a pasillo. Por lo visto les daba miedo. Lo sé. Si quiero quejarme de un plato no puedo comérmelo entero, pero yo no me he ido nunca de una sala. No me sale. Los “Ssssh” y “¡Se callen, coño!” a lo 23F apenas daban unos minutos de tranquilidad. Por no decir que la película era tomada a mofa, aunque en algunos momentos no les culpo, y rompían momentos de clímax con risotadas. Puesto que la calificación por edades de la película es “No recomendada para menores de 16 años”, al salir pensé en quejarme o poner una hoja de reclamaciones, pero no lo hice ya que en realidad no tengo ni idea de que base legal podía tener, y al comprobar la resolución a la Ley 55/2007 del Cine que establece los criterios de clasificación por edades, veo que no tenía ninguna. Al leerla, entiendo que la calificación por edades no establece ninguna obligación al exhibidor de impedir la entrada. Magnífico.

Entiéndame, no escribo esto porque esté escandalizado de que una veintena de treceañeras y unos pocos treceañeros, hayan visto una película con escenas explícitas, bastante, de violencia. Cada cual que se apañe con lo vea. En serio, me da igual. Yo ví “El último tango en Paris” (1972) a esa edad, de estrangis sin conocimiento paterno, y estoy tan normal. Lo que me molesta es que si elijo cuidadosamente esquivar películas en salas donde haya menores asilvestrados niños y adolescentes, los encuentre igualmente.

Como de toda experiencia se aprende, yo de ésta he aprendido los distintos grupos de calificación por edades e incluso quienes son, nombres y apellidos, los encargados de darlas. Y que, si no lo he entendido mal, sólo tienen caracter orientativo. Es decir, con la innata actitud española de hacer lo correcto, son completamente inútiles. Curioso.

Ea. Pataleta concluida.

Compártelo:
Fecha de publicación: 26 de febrero de 2011 - Comentarios: 0.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies