Apertura, escuela de fotografía

Termina el curso en Apertura, escuela de fotografía situada en calle Granada donde he pasado tres meses magníficos en cursos en los que, haciendo honor al nombre de la escuela, no sólo he aprendido conceptos fotográficos que realmente necesitaba, sino que también han “abierto” mi mente. Porque no sólo hemos aprendido a fotografiar mejor, sino también a compartir la fotografía como hecho vital. Desde los profesores, ¡estimulantes!, y desde los compañeros.

¡Y termina con fiesta! Decenas, varias, de alumnos compartiendo el hecho socializador más funcional y práctico de nuestra civilización: comer y beber juntos al ritmo de la música. Romper las inhibiciones sociales aturdiéndolas con deliciosas bebidas, surgidas de complejos sistemas de fermentación y destilación, algunos con miles de años de antigüedad, para entrar en un estado de conciencia alterado en el que la conexión con el otro es profunda y sincera. Efectivamente. Me bebí hasta el agua de los floreros. Al fin y al cabo puedo contar con los dedos de una mano las veces que me permito tal cosa en un año. Algunos años incluso me sobran dedos. Que no es lo mismo tomar peyote para conocer tu tótem, que tomar psicotrópicos todos los “findes”.

Pero, ya en serio, la fiesta de Apertura me sorprendió gratamente, porque no fue una celebración fatua, vacía, realmente se respiraba camaradería y complicidad entre personas que hemos compartido cursos y nos hemos contado con imágenes sentimientos muy profundos, formas de ver el mundo. Y también con otras con las que apenas compartí el espacio físico de la escuela, hacíamos cursos distintos o en otros horarios, pero que se convirtieron en ese mismo momento de fiesta en descubrimientos magníficos, trascendentes. Empezamos compartiendo comida en la escuela, hasta que, cumpliendo la ley, continuamos la fiesta en Toulousse (el club de calle Echegaray, no la ciudad) y allí bailamos, reímos, hicimos fotos y escuché confidencias amorosas, transcendentales y vitales de personas que hasta ese momento no conocía, pero, como hace tiempo y de algún modo que aun no comprendo, lograba hacer sentir cómodas con mi presencia. Quizás fuera porque mi mente y mi cuerpo estaban en el mismo lugar, algo nada frecuente en mi en estos últimos años y porque, aun bebido, no estaba borracho, sino que mi conciencia estaba en situación de “apertura”.

Sé que fue especial, sé que fue un éxito, porque, en las nuevas medidas de éxito social de nuestro tiempo, nuestros “facebooks” han ardido de actividad, y los contactos, esos que se hacen con ganas e ilusión de saber de esa persona (a diferencia de los que surgen de un “¿quien coño será éste y por que quiere ser mi amigo?”) han aumentando exponencialmente en un sólo fin de semana ¿Es, será, Apertura una red social en si misma? Es sin duda una forma estupenda, no sólo de aprender fotografía, sino de conocer gente interesante interesada en la fotografía y en mostrar su forma de ver la vida, su propia Historia Personal, pasando por alto el hablarte de cuánto aire le falta o le sobra a tu forma de ver el mundo, o si le faltan nubes a tu cielo.

En septiembre volverán los cursos, tras unas merecidas vacaciones. Estaré atento a los talleres a los que pueda acudir o a los cursos que pueda hacer. Mi excedencia llega a su fin, y ahora sé, con la sabiduría que da el tiempo pasado, que ha sido la mejor decisión de mi vida y la que más falta me hacía. Darme a mi mismo un año para mí. Aprender a volver a escucharme. Y a quererme.

Si, como a mí, le gusta la fotografía y le es, incluso, terapéutica, le dejo tres preguntas, lector, que nos hizo alguien inteligente, coherente, que sabe de esto: ¿Por qué hace fotos?, ¿Para qué hace fotos? y ¿Qué fotos quiere hacer?

Desde aquí solo puedo decir ¡gracias! por estos meses a los profesores y a los compañeros de la escuela.

Yo también he aprendido algo en Apertura.

2 comentarios en “Apertura, escuela de fotografía”

  1. José María - josete-

    Caballero!! Qué tal la vuelta al cole??? Espero que tuto bene y que el calor no te aplatane como a mi a la hora de coger la cámara!!

    un abrazo,

    "Bazinga probablemente viene de la expresión bazing!, usada por Peter en Padre de Familia (Family Guy). A su vez, bazing, parece una variación de zing, una interjección generalmente usada para burlarse de alguien en su presencia.
    Así que viene a ser un grito de victoria. Un pwned! en toda regla. Parece que Sheldon está comenzando a controlar su síndrome de Asperger cada día mejor
    ACTUALIZACIÓN
    Revisando lo que sabemos de la palabra, es posible que Bazinga, y no otra expresión, sea empleada por Sheldon en referencia a Bubble Bazinga, que no es sino un juego similar al Puzzle Bobble
    BONUS
    En la traducción española de Family Guy (Padre de Familia), la expresión Bazing es traducida por otra que se ha hecho muy célebre: ¡Zas!¡En toda la boca! . Hay que entender que ambos contextos, y personajes son completamente distintos, pero se hace gracioso que dos expresiones tan famosas estén “conectadas”.
    A modo de curiosidad, y gracias al numeroso público mexicano que nos sigue, nos hemos enterado de que allí traducen Bazinga como Vacilón."
    http://www.thebigbangblog.com/%C2%BFque-significa-bazinga/

  2. Impresionante texto, creo que en este caso las palabras sobran porque no hubiese sido capaz de explicar lo que paso el viernes con mejores palabras de lo que lo has echo tu, un cumulo de setimientos y almas al aire de personas que el 99% de las veces no somos capaces de mostrar nada de nosotros mismo. Gracias por este post yo tambien me siento parte de él. Eva

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies