Mediocre, esa palabra usada tan a la ligera

imagen Voy a empezar como tantos otros artículos sobre la mediocridad, con su definición: La palabra mediocre tiene dos acepciones en el diccionario de la Real Academia Española: 1. De Calidad media, y 2. De poco mérito, tirando a malo. Pero en realidad algo puede tener una calidad media y estar muy lejos de tener poco mérito. Mediocre se puede usar ciertamente como un desprecio, así es como solemos usarlo, o como la acertada definición de una realidad en la que en la campana de gauss creada a partir de la distribución normal de las capacidades de una población, cualquier población, la inmensa mayoría será mediocre, será “del montón”. Su creatividad, sus habilidades en general, tendrán una calidad media. Destacará más o menos en función del fondo con el que contraste. Pero tan pocos serán los mediocres, en la segunda acepción de “poco mérito”, como pocos serán los genios.

Es tan improbable que un genio lea este artículo como que lo haga un tipo con un nivel de genialidad “tirando a malo”. Aunque las causas serán distintas. Obviamente yo mismo me reconozco como un ser mediocre. No soy genial. De hecho, y lo siento por el que me pueda leer, ahora mismo podría afirmar que conozco gente muy buena en su trabajo, con una gran creatividad incluso, pero siguen sin ser geniales genios. En la distribución gaussiana podrán ser más o menos mediocres que otros, pero seguirán encajando en la primera acepción. Si bien es muy poco probable que ningún museo o lugar solemne llegue a llevar mi nombre, tampoco creo que lleven jamás el nombre de esa gente a la que se le llena la boca de ego al hablar de la mediocridad de los demás. Siendo tan mediocres como cualquier otro. Puede que incluso más. Cuanto presunto genio da mala fama a los auténticos espíritus geniales.

Yo no aspiro a ser un genio. La genialidad es algo con lo que se nace o no, si no la trabajas serás un genio en no valer para nada, pero si no naces con ella podrás ser el mejor de los mediocres, que no es poco, pero jamás serás un genio. Yo más bien nací torpón, y ni siquiera quiero llegar a ser el mejor mediocre en ningún campo. Pero sé que todo lo que hago es un poquito mejor de lo que era ayer, y trabajo y aprendo más cada día para que así siga siendo. 

 Sé que mi nombre no pasará a la historia, muy probablemente ninguno de los vuestros lo hará. A mi no me hace falta. Mi única aspiración es sentirme bien con lo que hago, no pisar a nadie, saber que procuré dar lo mejor de mi mismo como mejor supe y que quizás, quizás, cuando ya no esté, alguien pensará en mi y mi recuerdo le provocara una sonrisa, o incluso una lagrimilla melancólica, y echará de menos a este tipo que “nunca fue un genio. Ni puñetera la falta que le hizo.”

La imagen está tomada de aquí

25 comentarios en “Mediocre, esa palabra usada tan a la ligera”

  1. wilfredo

    la mediocridad es como el vaso medio lleno

  2. CARLOS BELLOTT LOPEZ

    Hay gente que, con el tiempo, termina convirtiendo un medio -o los medios- en un fin. Por ejemplo, salvo excepciones, los políticos han convertido el poder que es un medio (para mediante él tomar decisiones en favor del bien común. Este es el fin), en su fin. Estoy buscando una palabra para ello. Esperaba que el término mediocre se acerque. Tal vez podríamos darle ese sentido en lugar del sentido tradicional

  3. José Eduardo

    Si el antónimo de mediocre es perfecto o excelente, debo decir que los antónimos no tiene un sustento objetivo basado en un punto de referencia universal o de dominio común, por tanto son expresiones subjetivas que cada quien se basará para su aplicació en su acotada experiencia muy particula, por lo que la mediocridad estará más próxima a una condición más medible que pudiera ser el justo medio entre la genialidad y la torpeza.

  4. Matilde Velazquez

    Excelente reportaje, esa palabra aruino mi vida para siempre y por desgracia la escuche de labios de mi Madre, mi Padre y una hermana que era mi adoración. Cambió mi vida para siempre y todos los traumas que arrastro es gracias a ellos. Hoy por hoy todo me vale un soberano comino. Seguiré viviendo mi vida como me plazca.

  5. ESTOY DE ACUERDO CONTIGO NICOLAS SOBRE TODO LAS PERSONAS SOBERBIAS Y DESPOTAS UTILIZAN MUCHO LA PALABRA MEDIOCRE COMO OFENSA Y HACER SENTIR MAL A LOS DEMAS COMO PERSONAS QUE NO ESTAN A SU MISMO NIVEL PERO COMO TU DICES A ESTAS PERSONAS DESPOTAS ME LAS PASO POR EL ARCO DEL TRIUNFO.

  6. Mi hija m dijo mediocre..y m dolió tanto pensé que estaba haciendo mal las cosas…pero al leer esto m di cuenta q yo hago lo q m gusta sin querer ser mas q nadie y solo tratando de ser yo misma….pero también m di cuenta q debo quererme más y valorar lo q hago…..gracias

  7. Conozco a gente de mucho dinero que jamás da un peso para ayudar a otros, como también personas muy humildes que dan lo poco que tienen a quienes están peor que ellos. La palabra “mediocridad” me vale un comino, en vista de que su uso está muy presente en los promotores del salvajismo materislista y la competencia descarnada.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies