Primeros Auxilios: O cómo no pasar de un tio tirado en la acera.

Ayer me contaba una [url=http://hita.blogspot.com]amiga[/img] algo que le ocurrió el sábado: Al salir de una parada de Metro de Barcelona, se encontró de bruces con una persona, un chico joven que yacía en el suelo atontado y con una herida sangrante en la cabeza. Quizás tropezó y rodó por la escalera. Nada especialmente grave si no fuera por que nadie se paraba a socorrerlo, ni siquiera a llamar a la policía o a urgencias. Ella se detuvo sin saber muy bien que hacer, un amigo que la esperaba fuera la vio y juntos llamaron al jefe de estación que se hizo cargo del chaval y lo llevó a un ambulatorio cercano. ¿Porque nadie se paro a ayudar a ese chaval? Miedo, cinismo, timidez, cobardía, desconocimiento, insensibilidad ¿Qué fue? Mi amiga es muy buena gente, pero tampoco es una heroína. ¿Por qué ella sí actuó?.

En fin, preguntas que quedan en el aire. Pero la reflexión que me sugiere es: ¿Sabemos como actuar para dar primeros auxilios? ¿Que hacer, que no hacer? Yo si lo se, pero es lógico he estudiado medicina y tengo varios cursos de socorrismo hechos, RCP, etc. Pero es algo tan básico que debería darse en la escuela o ser materia obligatoria de la ESO ¿O lo es y yo no lo se?.

Voy a describir algunos pasos básicos para alguien que nunca ha dado cursos de primeros auxilios:

Primero de todo: “Tomarse el propio pulso” (La casa de Dios, Samuel Shen). Esto es, mantener la calma. Nada de salir gritando o corriendo agitando los brazos. Después de respirar profundamente, ante todo protegerse uno mismo, porque ya me dirás de qué nos va a valer correr riesgos y que al final haya que rescatar no a uno sino a dos. Y una vez protegido tener claro una cosa: Si no sabes hacerlo, no lo hagas. Lo empeorarías casi seguro. Memoriza los números de emergencias mas comunes de la zona en la que estés: en Andalucía: 061 para emergencias médicas, 091 para policía nacional, 092 policía local, 062 Guardia Civil, 080 Bomberos. Si no te sabes los números de emergencias de esa zona, pues marca el 112 en toda Europa. Es el número unificado de emergencias. Antes de llamar o al mismo tiempo, comprueba el estado del herido: si está consciente (llámalo, dale golpes suaves para ver si responde), comprueba si respira (si se mueve el tórax, si sientes su aliento, si oyes su respiración) y si tiene pulso (pon el dedo corazón e índice en el cuello desde el centro hasta el lateral y busca un latido). Esta información será valiosa para que el centro de emergencias sepa qué recursos movilizar.

Una vez que te has calmado, protegido y pedido ayuda. Puedes hacer algo por el accidentado:

Si es un accidente de tráfico no lo toques, ni lo muevas. Probablemente tendrá lesiones en la espalda o en el cuello. Debe ser movilizado por profesionales o podrían agravarse las lesiones. Ya habrás tomado precauciones (señalizar la zona con triángulos, ponerte el chaleco, asegurarte de que eres visible para otros conductores y pedir ayuda) así que ahora puedes apagar el motor si continuara encendido, quitar las llaves del contacto, y comprobar el estado de los heridos: si está consciente, si respira o tiene pulso. Puedes hablarle o cogerle la mano si está consciente para tranquilizarlo, o sujetar su cabeza con las manos para que no la mueva.Y esperar a que llegue la ayuda. Si el accidentado está fuera del coche, nunca cogerlo “de un puñao” meterlo en un coche y llevarlo a urgencias. Hay UVIs móviles, que traen todo el aparato medico al accidentado y no al revés. Es mucho más seguro y eficaz para el accidentado. Y siempre usar el sentido común: si el coche va a arder o se va a despeñar de un momento a otro, pues será mejor sacar al accidentado aunque pudieran agravarse sus lesiones. Pero ojo, de nada servirá que mueras con él.

Ante una herida sangrante: taponar con un pañuelo, servilletas de papel o lo que haya a mano, y presionar. Nada de torniquetes, eso es de las pelis. Si le haces un torniquete podría perder el miembro. Sólo aplicar presión sobre la herida con fuerza y decisión y esperar que venga la ayuda. Si se empapan las servilletas o el pañuelo no lo retires, pon más encima y sigue presionando. Si lo retiras, te llevarás el tapón (la “postilla”) que se forma y volverá a sangrar profusamente. Hay dos tipos de sangrado: A presión, como un chorro de sangre pulsátil: Hay dañada una arteria; O bien en sábana, la sangre sale y se extiende como una mancha de aceite, la hemorragia es venosa. Si el herido tiene algo clavado, una navaja, un trozo de algo, nunca sacarla ni moverla, al revés: intenta inmovilizarla: para que no salga ni entre más. El propio objeto está taponando la herida y si lo sacas harás un estropicio con toda seguridad. Se la sacarán en quirófano.

Ante una intoxicación: alguien ha ingerido lejía o detergente o un álcali. Nunca hacer vomitar. Lo que le ha quemado hacia abajo el esófago y estómago, le volvería a quemar hacia arriba al vomitar. Dar agua fría abundante y llevar a urgencias. Sólo se puede hacer vomitar si se está seguro de que el herido a tomado pastillas de algún tipo y nada más. En cualquier caso mejor no perder tiempo haciéndolo vomitar y llevarlo a urgencias a que le laven el estómago, cualquier fármaco por vía oral tarda más o menos una hora en absorberse y hacer efecto. Si puedes coger la caja de pastillas que se ha tomado mejor, en ocasiones es esencial saber qué ha tomado.

Ante una quemadura de aceite por ejemplo o de algún ácido: lavar abundantemente con agua fría, meter la zona debajo del grifo y no sacarla lo menos en quince o veinte minutos. Llevarlo a urgencias en función de la zona quemada y su extensión. Ni mantequilla, ni pasta de dientes ni nada de eso. Si el tipo aún está ardiendo, hacerlo rodar por el suelo (¿Has comprobado que en el suelo no hay aceite o gasolina verdad?) o taparlo con una manta, abrigo, etc. y darle golpes para eliminar el oxígeno y que el fuego se apague (“ahogar el fuego”). Si sólo la echas por encima pues arderá también y no conseguiremos nada. Si te es posible: de nada servirá que haya dos quemados que atender en vez de uno.

Ahora mismo no se me ocurren más cosas. Pero hay más. Como maniobras específicas para atragantamientos y la reanimación cardiopulomanar en paradas cardíacas. Sería interesante que hicieras un curso de primeros auxilios, nunca se sabe cuando podría hacerle falta a alguien que conozcas. La Cruz Roja, Protección Civil, sindicatos, etc. organizan cursos gratuitos o subvencionados que incluyen incluso la reanimación cardiopulmonar básica.

En definitiva: Proteger, pedir ayuda y atender. En ese orden. Mi amiga lo hizo instintivamente y lo hizo bien: se acercó al herido, era una zona pública y segura llena de gente, observó su estado (le preguntó como estaba: consciente pero confuso), pidió ayuda y le acompañó hasta que llegó la ayuda. No tienes nada más que hacer. Ya ves que no hay ningún motivo para no pararse.

Un comentario en “Primeros Auxilios: O cómo no pasar de un tio tirado en la acera.”

  1. la verdad es que te agradezco un montón que hayas incluido esta entrada, puesto que no cabe duda de su utilidad. después de la conversación contigo me quedé bastante más tranquila en ese sentido. gané confianza y creo que más o menos una próxima vez sabría cómo reaccionar. mil graciassssss.besito

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies